miércoles, 22 de noviembre de 2017

Acequias y canalizaciones medievales y contemporáneas en Alhama. Salvador Raya Retamero

     Aún se observa en los molinos de la población un arco que para la canalización del agua se construyó en el siglo XVI, así como abundantes restos de acequias antiguas. Asimismo, se conserva la ejecutada en 1840 y que ha funcionado hasta hace pocas décadas, para activar los molinos harineros que se contemplan desde la población, que en el siglo XIX eran siete; prácticamente derruidos, siguen dando al paisaje una belleza excepcional. También, se conserva el puente construido en 1805, tras la desaparición del medieval de la Mina, cuyos arranques aún son visibles, el llamado en el siglo XIX de Cortés, para acceder a otro viejo molino más avanzado el río. En las orillas del Alhama, fueron tradicionales las planta­ciones de álamos de todas clases; en sus aguas abunda­ron las truchas, las anguilas y las nutrias hasta su carta de defunción con la presa de derivación a los Bermejales. Al fondo, las ermitas de la Peña y de los Ángeles confieren al paisaje una belleza singular.
     Dado el peso del pan en la economía, fueron importantes también los molinos harineros hidráulicos, para convertir el cereal en harina y la harina en pan. Aún son observables en la ribera estos denostados molinos, testimonio de un pasado de esplendor desaparecido, sin que institución pública alguna encuentre el menor aliciente para salvar ni los edificios ni la tupida red de canalizaciones y acequias que desaparecen día a día, allí donde, en la actualidad, subsisten las ruinas de los que sucedie­ron a los medievales y renacentistas. Conviene recordar, también, cómo quedó recogido en la toponimia callejera la vía de camino de los molinos y las canteras. El Concejo no poseyó molino alguno, lo que quiere decir que la molienda quedaba en manos de particulares y generaría una considerable red de oficios relacionados con esta industria
      Uno de los perjuicios de más consideración ocasionados por los terremotos fue la destrucción de molinos y acequias, que produjo la paralización de la actividad industrial y la ruina de las, al menos, treinta familias que vivían de la industria harinera. A ello se dedicaron las donaciones de los comerciantes de Sevilla, que le destinaron 5.000 pesetas, presupuestada la obra en 12.000, a realizar en un plazo de 60 días. El hambre se cernía sobre Alhama. Así lo recogía El Defensor de Granada enn la época del terremoto:
En esta ciudad las pérdidas de la industria han sido, aunque muy difíciles de apreciar, de extrema consideración; porque son muchísimos los comerciantes y los pequeños industriales que han venido a total y espantosa ruina. Solamente el quebranto de las acequias ha ocasionado la paralización de todos los molinos, y por consiguiente, la miseria de cuantas familias dependen de la industria harinera y sus similares.- Los edificios públicos destruidos son la iglesia parroquial, el convento del Carmen, la iglesia de San Diego, el Hospital y la cárcel.
Actualmente el abandono del paisaje de las canalizaciones y de la red fluvial es absoluto. Ni arqueología prehistórica ni industrial. El abandono es total.

Véase Historia General de Alhama y los cinco lugares de su jurisdicción..., vol. I (De la Prehistoria al siglo XX).


martes, 21 de noviembre de 2017

Los Redentoristas en Alhama de Granada (1867-1868). Salvador Raya Retamero.


    El alfa y la omega de la fundación. Es Alhama la primera Casa de la Congregación fundada en Andalucía, doce años antes de la de Granada. El responsable de la instalación Redentorista fue don José Toledo Muñoz -por tanto- el germen para su posterior instalación en Granada. El cual, tras haber contactado con la Orden en Madrid, orientó sus impulsos al alojo de los mismos en Alhama, para lo que no escatimó esfuerzo alguno, ofreciendo a la naciente Comunidad, la casa paterna, de los Toledo, El Castillo, reminiscencias de la antigua alcazaba medieval, apoyo y financiación económica, así como la influencia de la que el linaje disfrutaba en aquellos momentos, por su pertenencia a la élite económica, política rectoral, social y cultural de la ciudad del último tercio del siglo XIX. Fue el 24 de enero de 1867, cuando llegó a Alhama el Padre italiano Víctor Loiódice como Superior de la Casa, instalado en Madrid desde 1863, acompañado de tres religiosos más -José Chierici, Luis Palliola y Pedro López-. El visto bueno del arzobispo de Granada, don Bienvenido Monzón y Martín Puente, añadido a las circunstan­cias anteriormente, condujeron al Padre Superior General de la Congregación, Nicolás Maurón, a tomar la decisión de fundar en Alhama una residencia de Misioneros Redentoristas. Fue en El Castillo, la casa de los Toledo, donde comienza -por tanto- la fundación, instalándose el convento. Al mismo tiempo, les fue cedida en usufructo la iglesia del Carmen, destinada a ayuda de parroquia desde la exclaustración de los Carmelitas Calzados. Al parecer, el Ayuntamiento, emplazado, desde el momento de la Desamortización, en el malogrado claustro manieris­ta, les cedió su espacio, con el objeto de devolverle el primer uso para el que se edificó, cuando revestía un estado de ruina total, según el cronista de la congregación, lo que impedía al municipio su recuperación: Un cúmulo de ruinas, no sólo contrarias a la buena higiene, sí que altamente repugnante al ornato…, que este municipio jamás podrá rehabilitar este edificio en debida forma para cualquier objeto que quisiera dedicarlo, puesto que para ello era necesario una suma que el presupuesto municipal de esta ciudad no puede resistir ni en diversos años. Si bien, no nos consta que el Ayuntamiento ocupase sede distinta en esos años, aunque sí será posteriormente, sometido a profundas reformas, en 1877.
    Pronto, la comunidad creció en número de religiosos, con dos italianos, Pasquali y Azevedo; un francés, el Padre Jenger y Alvaro y Antonio de Hueto, de Cuenca y Chauchina, respectiva­mente. La actividad misional de la Comunidad irradió en poblaciones próximas, como Íllora, Montefrío o Almuñécar, pasando también a Adra y Dalías, en Almería.
    La misión de 1867. La fundación dio comienzo con una misión en Alhama el día 6 de enero de 1867, convocando al pueblo después de la oración de la tarde con toque de campana. Salieron en procesión el clero de la parroquia y los redentoristas del Carmen, hasta confluir, entregando el párroco al superior el crucifijo y entonando el Benedictus, hasta la parroquia. Señala el cronista que fueron los asistentes que la gente quedo fuera, hecho que se repitió por tres días consecutivos; por ello, se tuvo que pasar a la iglesia del Carmen, donde afluyó igual concurso de participantes. La misión duro 11 días y finalizó el 17 de febrero de 1867. A decir del cronista, fue tanta la concurrencia de gente que se anularon completamente las actividades carnavaleras por ausencia de participantes, lo que parece un poco exagerado
    La labor de los frailes se centró en la restauración del templo, en mal estado tras años de abandono, y en la reedificación del claustro, también muy maltratado desde la exclaustración, los usos a los que había sido destinado y la pobreza de los materiales constructivos, que responde a una arquitectura de emergencia, desde su fundación. Al mismo fin, se destinaron las aportaciones en metálico de don José Toledo, como la colaboración de los vecinos de la ciudad, que aportaron animales de carga y carruajes. Sin duda, el fervor fue alentado por los actos de culto que se sucedían en la iglesia: Los cultos en la iglesia del Carmen eran agotadores: se levantaban a las cuatro y media de la mañana, y, después de la oración de comunidad, el confesionario retenía a los Padres hasta las diez de la mañana; las vísperas de fiesta casi no salían del confesiona­rio en todo el día.
    Así, andaban las cosas en los preliminares de La Gloriosa. La revolución de 1868 fue la responsable de truncar las expectativas de todos los que habían hecho posible la nueva fundación. Después del 29 de septiembre de 1868, se suspendieron los trabajos de rehabilitación del recinto conventual, por decreto de la Junta Revolucio­naria de Granada y de la de Alhama.
    La comunidad, más efímera que lo fuera la capuchina, dos centurias antes, fue abortada antes de alumbrar; el Padre Pérez es bien claro en su éxplicit, cuando dice: La revolución dispersó a la joven comunidad por la rosa de los vientos: los PP. Bivona y Palliola errumban a Inglaterra; el Padre Jenger a Francia, su patria; el Padre Luis Azevedo a San Nicolás del Puerto (Francia); el Padreo Pedro López a Unciti (Pamplona); el superior, Padre Víctor Leoiódice se establece en Madrid, donde disfrazado unas veces de cura secular y otras en traje de paisano, ejercita su ministerio sacerdotal. Los HH. Álvaro y Antonio se disfrazan y así logran poner a salvo ropas de iglesia y muebles de don José de Toledo; meses después se unen al Padre Víctor, colaborando en sus trabajos apostólicos en Madrid. Luego el Hermano Antonio Ortiz irá a Francia y de allí a Ecuador y Chile, hasta que nuevamente regrese a su tierra para incorporarse a la comunidad redentorista en San Juan de los Reyes (Granada).
    Señala el cronista que los frutos de la fundación en Alhama se materializa­ron en dos adolescentes, los hermanos Juan María y Francisco Negro Morón, nacidos allí, en 1852 y 1853, respecti­vamen­te, y que se desplazaron muy jóvenes hasta Madrid, para ingresar en la congregación. Hicieron el noviciado en San Nicolás del Puerto, en Francia, y se ordenaron sacerdotes. El mayor moriría pronto, en 1876, a causa de la tuberculosis; el menor, Francisco Negro Morón (1853-1915) volvió a España, para desarrollar su actividad apostólica, siendo el autor de tres volúmenes de ejercicios espirituales para sacerdotes, seglares y niños, indispensables, por mucho tiempo, para los directores espirituales. El Padre Lucas Pérez añade que Conchita Barrecheguren estaba emparentada con estos hermanos redentoristas alhameños, pues una hermana de la madre de ella era esposa de un hermano de los citados redentoristas, de Nicolás. También se señalan algunas otras vocaciones fruto de la efímera misión apostólica, en aquellos núcleos de población donde había irradiado su acción pastoral. La relación de los redentoristas con la ciudad, en adelante, no será más que aquélla fruto de su labor misional. De las misiones de la Congregación queda por testimonio en la iglesia parroquial una cruz de madera con la simbología de la Orden, el corazón con la corona de espinas y las fechas de 23 de enero de 1941, 23 de abril de 1950 y 4 de octubre de 1959, fechas de posteriores misiones.

Véase Historia General de Alhama y los cinco lugares de su jurisdicción..., vol. II (Historia Eclesiástica).















Cruz de palo de una misión redentorista, en la iglesia parroquial. Hospital Real que ocuparan las Mercedarias, dedicado a la enseñanza y sanidad para los más pobres.



lunes, 20 de noviembre de 2017

Spot publicitario sobre la historia de Alhama de Granada. Salvador Raya Retamero



PARA VER PINCHAR AQUÍ:

https://vimeo.com/127696795



El libro de repartimiento de Alhama en 1703. Salvador Raya Retamero.

La Guerra de Sucesión produjo gran demanda en el interés por el reconocimiento de hidalguías. Y se participó en ella, eon el objetivo de recuperarla o de alcanzarla. Como la necesidad de probar la hidalguía era importante, pues competía a la exención de cargas concejiles, se seguía recurriendo al libro de reparti¬mientos, custodiado con especial celo por el Concejo, a pesar de su fehaciente dete¬rioro para 1703. Así se recoge en el AMA, en las AA. CC. de 28 de abril de 1703. La referencia dice:
En que dize que don Pedro Fernández de Ortega, vezino de la ciudad de Granada tiene noticia de que en el archiuo desta ciudad está un libro por donde constan los repartimientos que se hizieron de casas y tierra a las personas que se hallaron en la conquista y que dicho libro está mui maltratado y que es mui posi¬ble ayar en él alguno de sus antepasados. Le pidió suplicase a esta ciudad se sir¬biese de mandar se les entregase el dicho libro para remitirlo al dicho don Pedro Fernández, quien ofrezió, que habiéndole visto haría se compusiese a su costa en la librería, en cuia consideración suplicó a esta ciudad mandase entre¬garle dicho libro, con quenta de foxas para el efecto referido, que estaua presto a otorgar reziuo en que reziuiera merzed. Y por esta ciudad, entendida la dicha petición, respecto de no aver costum¬bre de lo referido y euitar los inconvenientes que pue¬den resultar, acordó no a lugar la entrega de dicho libro, y que si el dicho don Pedro Fernández o persona en su nombre nezesitare reconocer algunas parti¬das de él, lo pida a esta ciudad que mandará se saque del archiuo para que se reco¬nozca, con la solemnidad acostumbrada.
¿Qué se va a esperar para buscarlo y devolverlo al patrimonio de Alhama y su comarca?

Véase Historial General de Alhama y los cinco lugares de su jurisdicción..., vol. I.

domingo, 19 de noviembre de 2017

La idiosincrasia plurinacional. OPINIÓN. Salvador Raya Retamero.

La idiosincrasia plurinacional. Lo que sucede estos días en el país es fruto de una suma de procesos históricos, que en los últimos 80 años se acentuó por haber dado el Estado a una región más que a otras; por haberla beneficiado y desarrollado económicamente en detrimento de las demás. Así, el Hijo Pródigo piensa que la bolsa familiar es suya, se cree "más rico, más bonico y más inteligente" y emprende el vuelo con la bolsa de todos, cual "trapero" o "rufián", como hombre despreciable que no le importa el engaño ni la estafa y cuya idea fija no es otra que la bolsa de todos para sí, en la creencia que los procesos histórico se resuelven en cuatro días.
                Una bolsa que nunca se debió concentrar sólo en una región (como a ningún alcalde desarrolla un único barrio). Con la dictadura, recibieron el 70 % de las inversiones del INI (¡Así, cualquiera..!). Y en los últimos 40 años se les dio todo, hasta negamos a España el concepto mismo y "Eureka", encontramos la solución: la plurinacionalidad. ¡Cuánta inteligencia! ¡En quinientos años no nos dimos cuenta! Esto no es más que más de lo mismo: seguir dando al que más tiene; y ,por tanto, no se encuentra a gusto recibiendo trato igualitario, no, son diferentes. Y son diferentes porque se les ha hecho diferentes, no por naturaleza.                  
                Ahora no falta más que cambiar el molde de todos para que estos chicos incomprendidos, encajen. Pues no, precisamente, es el momento de descentralizar la industria del país, de redistribuirla por el territorio nacional-autonómico, el de todos. Es el momento de que aprendan que las leyes obligan todos por igual y la riqueza se ha de distribuir también entre todos por igual Y el recorte, si hay que recortar: rectificar es de sabios, no redundar en el error.
                 Se ha despreciado por mucho tiempo la bandera de todos, se ha pitado al himno nacional...; se miraba para otro lado o se ponía en jaque la esencia del país, respondiendo aquello de que "España era algo discutido y discutible". Pero, no se atrevió nadie a aplicarlo a Cataluña; no Cataluña no podía ser discutida ni discutible. España sí. Y claro, pasa lo que pasa. La definición en sí misma no tiene desperdicio: todo en esta vida puede ser discutido y discutible. La definición es tan profunda como aquella otra que decía que España era "una unidad de destino en lo universal". Me puede decir alguien ¿qué elemento sólido, líquido o gaseoso no puede ser discutido y discutible o no constituye una unidad de destino en lo universal? Con estas premisas llegamos a donde llegamos. Con estos estadistas tan preclaros se alcanzan tales cotas. 
             Y cuando algunos reaccionan tarde, en el último momento, pero reaccionan; otros, llaman a las barricadas, sin llamar a las barricadas (o sea, a la catalana); y otros, iluminados, finalmente, reconocen que el proceso es ilegítimo y llaman -como si nadie lo hubiese intentado- al diálogo con quienes perdieron toda legitimidad de forma torticera y caciquil y que anima a los ciudadanos -como se ha dicho- a las barricadas, sin el menor sonrojo.
                Es por ello, que tenemos el país que tenemos, donde los estadistas brillan por su ausencia y el pueblo espoleado por ciertos intereses sin base seria algunna sigue creyendo sin más la leyenda negra a la que da pábulo. 

sábado, 18 de noviembre de 2017

El origen de Alhama: el yacimiento de la Mesa del Baño. La antigua Alhamin y Artigis. Salvador Raya Retamero

La Mesa del Baño en Alhama de Granada guarda un yacimiento arqueológico esparcido en varias hectáreas de extensión, documentado desde el siglo XIX y expoliado desde entonces; nunca excavado, este cerro amesetado, junto a los baños termales de Alhama. Su localización confirma el uso de estas aguas termales desde el origen del hombre, documentado en la comarca desde el Paleolítico Medio. Aquí se constató el poblamiento de la región, desde el Neolítico y el Bronce, y se documentaron restos púnicos, griegos y romanos. Constituye junto con la Mesa de Fornes uno de los yacimientos prerromanos de la provincia y de Andalucía, caracterizado por su localización en la zona de paso entre la vega de Granada y la costa mediterránea, en una región que se daba a la agricultura y la ganadería tradicional desde el Neolítico y etapa ibérica, en contacto con la presencia fenicia y turdetana.





En este espacio se documentó por Gómez-Moreno y los médicos directores del balneario del siglo XIX abundante ajuar romano y nosotros mismos conocimos restos de cimentación desde hace varias décadas que en nada desdice de la Antigüedad, como muestra la fotografía primera, perfectamente reconocibles la cimentación del callejero urbano, con mortero de tapial, tierra y pedrería de grosor diverso, sobre los que se levantaron las viviendas. Urge la prospección arqueológica de este espacio.

La segunda foto responde al yacimiento arqueológico de Tejada la Vieja está en el Término Municipal de Escacena del Campo, sobre un cerro amesetado de seis hectáreas y media aproximadamente, en las primeras estribaciones de la Sierra de Tejada, cerca del Paraje Natural de la Pata del Caballo

Véase Historia General de Alhama y los cinco lugares de su jurisdicción..., vol. 1.
http://historiareinodegranadaalhama.blogspot.com.es/2017/11/historia-general-de-alhama-y-los-cinco.html